• Thomas Informa

Thomas Security News 366


Las pistas ignoradas antes del derrumbe del Champlain Towers en Florida

En cuestión de segundos, el sur de Florida nunca volvió a ser el mismo. El estado ahora está sacudido por el colapso del edificio en Surfside y teme que algo así se pueda repetir en otros lugares.


En el caso del Champlain Towers South, en Surfisde (Florida), la torre de condominios de 12 pisos que se derrumbó a las afueras de Miami el pasado jueves, las investigaciones preliminares han encontrado múltiples pistas que advertían sobre una posible tragedia desde hace años, pero que fueron ignoradas por funcionarios del gobierno local y por la misma comunidad que residía en el edificio.

En 2020, un estudio de la Universidad Internacional de Florida y la Universidad de Padua, encabezado por el profesor Shimon Wdowinski, encontró que el edificio se estaba hundiendo en la tierra a un ritmo de 1 a 3 milímetros por año desde la década de 1990. Si bien los expertos, incluido Wdowinski, han advertido que esta no sería la única circunstancia que llevó al colapso de la torre, se necesita investigar la parte subterránea de la estructura para determinar si uno o varios pilotes se asentaron hacia abajo por el hundimiento mientras el resto no tuvo cambios. Esto podría haber amenazado la estructura y explicaría por qué solo la mitad del edificio se vino abajo.

Dos años antes de ese estudio, en octubre de 2018, el ingeniero Frank Morabito emitió un informe de nueve páginas en el que señala un “daño estructural mayor” en la losa de concreto debajo de la plataforma de la piscina y recomendó una reparación extensiva por un valor de US$9 millones. Eso se traduce en una factura de entre US$80 mil y US$330 mil por propietario, dependiendo del tamaño de su condominio.

El pasado 9 de abril, la junta de condominios del edificio envió una carta en la que informaba que debido al deterioro del edificio, esa suma aumentó a US$15 millones. Estas obras no habían comenzado al momento del colapso. La falta de consenso entre los residentes sobre el pago de los arreglos retrasó el inicio de la reparación, lo que se suma a la lista de factores que pudieron llevar al colapso.


Los expertos en ingeniería que han analizado el video del momento del derrumbe del edificio han coincidido en que el colapso progresivo de la torre responde a una propagación de las fallas desde la parte inferior de la estructura, no muy lejos de la piscina, justo donde Morabito señaló el error. Según su informe, el diseño de la plataforma no estaba inclinada para drenar el agua, por lo que esta se quedaba hasta que se evaporaba. Además, registró “abundantes grietas”, como las que señalaba el profesor Colaco, en el estacionamiento del sótano.


Días antes del colapso de la torre, un contratista inspeccionó la estructura y fotografió partes del concreto en mal estado en la sala de equipos de la piscina y charco profundo de agua estancada en el lugar de estacionamiento debajo de esta área. Todo apunta a que era una tragedia anunciada, aunque no se imaginaban la magnitud y velocidad de esta.


Fuente: El Espectador https://n9.cl/9t03j



 

34.817 millones, los costos del vandalismo a bienes públicos

Durante dos meses de protesta, el sistema de transporte ha tenido pérdidas por $ 21.000 millones.


Dentro de los más afectados está el sistema de transporte público, que ha recibido ataques sistemáticos en puntos específicos de la ciudad como los portales de Las Américas, Suba y, en los últimos días, afectaciones al componente zonal en la localidad de Usme.


TransMilenio estima que los daños al sistema pueden estar sobre los 21.780 millones de pesos. A corte del 24 de junio, 39 estaciones del componente troncal estaban inoperativas por no poder brindar las condiciones necesarias de seguridad a los usuarios debido a los daños ocasionados en el marco de las protestas.


La empresa de transporte público también informó que de los 2.347 buses troncales, 1.056 han tenido algún tipo de afectación, uno de estos fue incinerado. En el componente zonal, de los 6.200 buses que tiene el sistema, 650 han resultado con daños, de los cuales seis han sido incinerados.


A estas afectaciones se le suma que la semana pasada se divulgaron amenazas en contra del sistema público, supuestamente por el grupo denominado primera línea. Allí se mencionaban ataques, no solo contra la infraestructura, sino también contra usuarios y operarios. TransMilenio, en cabeza del Felipe Ramírez, le solicitó a la Fiscalía adelantar investigaciones por estas amenazas que generan “zozobra” en la ciudadanía.

Estos ataques al sistema se volvieron a repetir en la jornada de protestas de este lunes, en la que unos 22 buses fueron retenidos en varios puntos de la ciudad. En videos se puede observar cómo en Usme unos delincuentes utilizaron un bus del SITP para estrellarlo contra una tanqueta del Esmad.


Las afectaciones a la movilidad de los bogotanos no culminan con los ataques a TransMilenio, los semáforos, las señales de tránsito y las intersecciones viales también han tenido daños. A corte de ayer, la Secretaría de Movilidad estimaba costos de 7.173 millones de pesos por acciones vandálicas contra la infraestructura vial.

Según esta entidad, la 196 intersecciones han sido vandalizadas. Aunque se han recuperado la mayoría de estas, faltan cuatro por recuperar que se encuentran en puntos álgidos como Las Américas y Suba. En el mobiliario semafórico de la ciudad, los daños están sobre los 1.400 millones de pesos, mientras que el restante de la cifra entregada por Movilidad corresponde, en su mayoría, a las afectaciones que han tenido las cámaras con las que se realizan las labores de gestión del tráfico en algunos puntos de la ciudad.


Comercio, agobiado

Las pequeñas empresas, que se encuentran en proceso de reactivación económica, han visto truncadas sus operaciones, no solo por los bloqueos durante estos dos meses, sino por los actos vandálicos que se han presentado en distintas zonas de la ciudad.


Fenalco Bogotá-Cundinamarca estimó que cerca de 4.900 establecimientos, en su mayoría comercios de puertas a la calle y de zonas residenciales, han tenido algún tipo de afectación por actos vandálicos. Sus fachadas están deterioradas o, en algunos casos, fueron saqueados por delincuentes.


El balance es negativo para el comercio y todo el sector económico. Tan grave que podría asimilarse a la situación completa de pandemia. Las causas se encuentran en que pasó un tiempo prolongado en el que los empleados no podían movilizarse a sus lugares de trabajo. Asimismo, por los bloqueos en las principales vías del país, muchos establecimientos comerciales quedaron desabastecidos por recibir mercancías o, como pasó en el comercio ligado a alimentos, algunas cosechas se perdieron.


Además de los comercios, los residentes de sectores residenciales y comerciales cercanos a los lugares donde se presentan los desmanes y las protestas también han presentado denuncias y quejas por afectaciones en sus propiedades y calidad de vida.


Aunque se tomó la decisión de prohibir actividades que generen aglomeraciones, en la ciudad se siguen presentando plantones y hechos de vandalismo protagonizados por pequeños grupos violentos que tienen la única intención de confrontar a la policía.


Fuente: El Tiempo https://n9.cl/p1xes

 

De Interés


Presidente Duque lanza estrategia del Sena para formación y empleo de jóvenes - https://n9.cl/mpgy


El liderazgo de hoy: un compromiso con la empatía a todo nivel - https://n9.cl/bexj0


Hackean a la Universidad El Bosque y atacantes dicen haber borrado rastros de calificaciones - https://n9.cl/v4b8k1


 

26 visualizaciones