Buscar
  • Thomas Informa

Thomas Security News 410

¿Qué dicen las calificadoras de riesgo sobre las elecciones en Colombia?

Como pasa cada vez que un país está a punto de elegir un presidente, los mercados están muy atentos por lo que ese nuevo mandatario puede llegar a reformar.


Colombia está a pocas semanas de su primera vuelta presidencial y el nombre de la próxima persona que llegue a la Casa de Nariño los tiene inquietos a todos, incluyendo a los mercados. En ese escenario, las calificadoras de riesgo, que le miden la temperatura al ambiente económico y político para definir el rumbo de inversión en el país, son clave. Por eso la pregunta del millón es:

¿qué tan atractivo es el país en cualquiera de los escenarios políticos que se avecinan?


Primero hay que recordar que en 2021 Colombia tuvo uno de sus más largos estallidos sociales, que dejó dos meses de manifestaciones y bloqueos que buscaban frenar la reforma tributaria que en ese momento fue impulsada por el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, que hoy es codirector del Banco de la República. Eso dejó como consecuencia que se tuviera que tumbar el proyecto de ley que ya se había radicado ante el Congreso para formular y presentar otro, esta vez liderado por el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo.

Pese a los esfuerzos titánicos para dar un mensaje de tranquilidad que hicieron varios actores de la sociedad como las empresas, el Gobierno e incluso la academia, esa inestabilidad política y social no le cayó bien a dos de las cuatro calificadoras que revisan el comportamiento de Colombia.

Por eso, en mayo del 2021 Standard & Poor’s Global decidió bajarle el grado de inversión a la calificación soberana de largo plazo de Colombia de BBB- a BB+, con perspectiva estable. La decisión en su momento se dio en “un contexto de elevadas presiones de gasto, que se ha traducido en una probabilidad significativamente menor de que Colombia mejore su posición fiscal luego de un deterioro reciente y marcado”, como dijo la calificadora en su momento.

A la decisión de S&P Global se sumó la de Fitch, que un par de meses después también le bajó el grado de calificación a Colombia de BBB- a BB+ con perspectiva estable, parecido a lo que revisó en su momento la otra calificadora.

Los argumentos de las dos calificadoras en ese entonces era que la situación fiscal del país era preocupante y si no había un camino claro sobre el rumbo que iba a tomar el país, estas firmas seguirían con esa calificación negativa para Colombia.

De hecho, uno de los argumentos de Fitch en su momento es que era necesario lograr una mayor cohesión social que permita impulsar reformas que contribuyan a mejorar la posición fiscal estructural de Colombia y el crecimiento de mediano plazo.

En medio de la preocupación que generó que dos calificadoras de riesgo importantes para Colombia decidieran bajarle el grado de inversión al país, sorprendió la noticia de que Moody’s le mantenía la nota soberana a la nación. Eso sí, se llamó la atención sobre las cuentas fiscales y la urgencia de definir cambios en el país.

Con esas posiciones como contexto, las elecciones entraron también a ser un factor que determina el entorno inversionista en Colombia, como lo manifestaron en varios de sus informes cada una de las firmas.


El panorama electoral

Moody´s indica que luego de un análisis de los posibles escenarios políticos que tendría Colombia, los mercados no se ven tan nerviosos con cualquier presidente que quede electo porque “confían en la solidez de las instituciones colombianas”.

Moody’s considera que un escenario base mantendría estas políticas macroeconómicas prudentes. En el caso de Colombia observamos que hay un contrapeso en los diferentes niveles del Estado como en el legislativo y las cortes. En el caso del Congreso vemos que está fragmentado, pero ningún partido tiene mayoría. Eso indica que si se impulsan medidas más drásticas, la composición del Congreso reduce la probabilidad de que las cambien sustancialmente.


Aún en medio de la incertidumbre que traen las elecciones presidenciales, los números de las cuentas nacionales muestran una perspectiva más positiva que negativa en el país. Tanto así que recientemente elevaron su proyección de crecimiento de la economía colombiana este año de 4,5% a 5,4%; esos diagnósticos se hacen incluso teniendo en cuenta la desaceleración que normalmente tiene la inversión en época electoral.


Por eso es que, aunque queden Federico Gutiérrez o Gustavo Petro, que son los candidatos que lideran en este momento las encuestas, el escenario base para Colombia concibe cualquiera de las dos administraciones y es positivo.


Los escenarios

Tanto S&P Global, Fitch y Moody’s coinciden en que la buena foto de la economía colombiana es un motor para aliviar las cuentas nacionales y fiscales, por lo que cualquier escenario político no debería modificar el rumbo de esa recuperación económica. De hecho se podría mejorar la calificación de Colombia durante los próximos 18-24 meses si el crecimiento económico es consistente y significativamente más rápido de lo esperado, junto con medidas fiscales estructurales.

Ahora bien, ante la posibilidad de que llegue a la presidencia Gustavo Petro, candidato por el Pacto Histórico que ha encendido el debate por sus propuestas económicas, las calificadoras insisten en que la solidez de las instituciones puede evitar cualquier cambio que no le convenga al país.


Como en cualquier elección, existen riesgos de cambios en la política macroeconómica de la nueva administración. En el caso de Colombia, los controles y equilibrios institucionales son relativamente fuertes con un Congreso, un poder judicial y un banco central independientes. Además, el Congreso sigue fragmentado entre varios partidos políticos y ningún partido tiene más del 20% de los votos en ninguna de las dos cámaras. El nuevo gobierno tendrá que negociar y comprometerse para aprobar la legislación. Por otra parte, existe un amplio consenso en torno a políticas fiscales y monetarias prudentes, según parece, por parte de todos los principales candidatos a la presidencia.


¿Hay riesgos?

Aunque las calificadoras sean optimistas por lo que se viene para la economía colombiana, los riesgos también permanecen, sobre todo si significan unos cambios en las reglas del juego. Por ejemplo, aunque Gustavo Petro puede ganar la presidencia, se considera que seguirá siendo pragmático en la formulación de la política fiscal y monetaria.

Aun así, los riesgos que permanecen se derivan de las intervenciones sectoriales en la economía, como su propuesta de poner fin a la exploración de petróleo y gas mientras transforma el sector energético de Colombia hacia fuentes renovables. Dada la fuerte dependencia de Colombia del petróleo y el carbón (más del 50% de las exportaciones), esto podría resultar problemático. Ha prometido aumentar el gasto social y las pensiones, lo que supondría un aumento de los impuestos. A los inversores, en general, no les gustan las incertidumbres políticas y pueden optar por esperar y ver antes de invertir en grandes proyectos.


Por su parte, S&P Global agrega también en un informe sobre Colombia que una mejora o empeoramiento de su calificación dependerá de las políticas que impulsen el crecimiento económico y mantener la cohesión social.


Lo cierto es que, si bien los ánimos están crispados a favor o en contra de cualquier candidato en época electoral, las calificadoras todavía ven con buenos ojos a Colombia y ven algo de esperanza en su crecimiento, por lo que un cambio de Gobierno no debería cambiar el rumbo de ese optimismo.


Fuente: Forbes https://n9.cl/7f0kz


 

¿Cómo será la seguridad en Bogotá el día de las elecciones? Alcaldía y Gobierno establecen medidas

El plan de seguridad está conformado por más de 9.500 integrantes de la Policía Nacional, quienes estarán enfocados en la vigilancia y control de los 900 puestos de votación de la ciudad.


Al término del Comité Distrital de Garantías Electorales, liderado este jueves por la alcaldesa Claudia López, la mandataria hizo un llamado a todos los candidatos y partidos políticos en la contienda presidencial: “No solo de sus propuestas, sino de su ponderación, depende el buen curso de este proceso electoral”.


Propuso cinco acciones institucionales para garantizar el buen desarrollo de los comicios electorales del 29 de mayo: un plan concreto en materia de seguridad y orden público; imparcialidad institucional; diálogo político; apoyo de la Misiones de Observación Electoral como un instrumentos proactivos y preventivos, y, por último, imparcialidad judicial.

Es muy importante que las misiones de observación cumplan un papel de facilitador y garante, como instrumento no solo de seguridad electoral, sino también de diálogo político e imparcialidad institucional.


En materia de orden público, la capital del país cuenta con todas las capacidades de la Fuerza Pública desplegadas en el marco del Plan Democracia con el fin de garantizar la seguridad del certamen electoral. No solamente por ser la capital del país, sino en donde se albergan la mayor cantidad de actividades proselitistas, en donde se concentra la mayor cantidad de actividades por parte de los candidatos a la Presidencia de la República y, obviamente, por la importancia en el certamen electoral.


El plan de seguridad democrática está conformado por más de 9.500 integrantes de la Policía Nacional, quienes estarán enfocados en la vigilancia y control de las 14.000 mesas en los 900 puestos de votación. Se han priorizado 70 puntos de la capital del país donde habrá dispositivos especiales.


De esos 70 puntos de la ciudad están 12 que son altos y 9 que son medios, en donde habrá dispositivos especiales por parte de la Fuerza Pública. Así mismo antes, durante y después de la jornada electoral está todo el despliegue de Fuerza Pública para garantizar la seguridad del proceso electoral.


Bogotá estará con el mayor dispositivo posible. Con todas las capacidades para garantizar que los bogotanos puedan salir a ejercer su derecho al voto de manera tranquila, de manera segura, y que ese día en Bogotá transcurra sin ninguna novedad, no solamente ese día, sino los días previos y también los días posteriores a la elección. Se han priorizado 70 puntos de Bogotá, y el Ejército Nacional realizará un acompañamiento con un dispositivo que blindará a la ciudad de cualquier eventualidad.


Fuente: Semana https://n9.cl/jlwct


 

De Interés


Motocicleta bomba’ en Caloto, Cauca: tres personas con afectaciones leves y alrededor de 40 casas impactadas- https://n9.cl/q9237

El artefacto explosivo fue activado en el puente que conecta a esa población con el municipio de Santander de Quilichao, hasta el momento no hay reportes de personas fallecidas o heridas de gravedad.


Siete claves para tener la mejor contraseña - https://n9.cl/nn7ft

Gestores de claves, segundo factor de autenticación y otras estrategias para proteger toda información confidencial de un usuario y empresas.

Cómo volver invisible el patrón de seguridad del teléfono - https://n9.cl/x5kg7

El paso a paso para evitar que intrusos conozcan esta clave del acceso al móvil y otra medidas para proteger la privacidad.
42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo